Es ahora cuando el dolor ha madurado…se ha apaciguado

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

El adentrarse en las experiencias traumáticas de un ser humano no es tarea fácil y más aun cuando la persona es de tu país de origen y es inocente de todo lo que se le acusada. Esto sin lugar a dudas es lo que vivió Laura Hernández y por lo que publicó un libro, con sus experiencias, luego de catorce años tratando de asimilar el infierno al cual fue sometida en un país donde eres culpable hasta que le demuestres lo contrario.

Laura Hernádez en un segmento de nuestra entrevista, siempre segura y en control de todo lo que nos expuso.

Leímos en su totalidad el libro, uno desarrollado de forma narrativa donde Laura Hernández nos presenta  fácilmente lo que podríamos utilizar de auto-ayuda, pues ¿cuantos de nosotros no vivimos en promisiones sentimentales, emocionales o matrimoniales? ¿Cuantos aprendemos a la fuerza? ¿no estamos viviendo en muchas ocasiones en un infierno, donde todo tiene un precio?.

Las herramientas que nos expone la autora nos llevan a reflexionar realmente si es o no posible levantarse, sea cual sea el infierno en el que uno se encuentre. Vivir en la opulencia y la fama y luego en el infierno, estar en estos dos mundos y todavía hoy ser un ejemplo para todos nosotros, es algo encomiable y digno de admirar, es es Laura Hernández.

“Es ahora, cuando el dolor ha madurado, se ha apaciguado, que puedo contar mi verdad de una vez y para siempre”.

Laura nos visitó con un rostro que irradia seguridad, felicidad, paz y sobre todo una madurez que solo la puede presentar alguien que ha vivido lo que ella vivió. Estamos seguros que se disfrutará esta entrevista, la hemos dividido en varios capítulos pues entendemos que nuestros lectores, merecen no una porción, sino la totalidad de lo que Laura Hernández nos entrego, un pedazo de su experiencia de vida.

Queda al finalizar, de parte de cada uno de nosotros, lo que deseamos hacer con lo que escucharemos, si convertirlo en herramientas de vida, o simplemente dar la vuelta y creer que siempre tendremos una respuesta a nuestras noches oscuras.

Primera Parte:

Segunda Parte:

Tercera Parte: