Golden Boys, cuando la realidad se convierte en comedia

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Si a los homosexuales de hace algo más de treinta años, cuando los únicos lugares eran algunos baños públicos, parques abandonados y zonas degradadas donde tenían que cuidarse del que dirán, les hubiesen dejado ver el futuro, no lo podrían creer. Pero fueron ellos la base para hoy poder hablar con libertad.

En el día de ayer subió a escena en el Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré en la Sala René Marqués GOLDEN BOYS. Una obra que te confronta con la realidad, pero una realidad que se convierte en comedia. Esta obra nos presenta muchos ángulos en una amistad de tres amigos homosexuales, que a pesar de sus errores, ideales y supuestas creencias religiosas se siguen queriendo tal y como son.

“La amistad es gris no es blanco y negro, cuando se es blanco o negro, esa amistad termina” nos indicó en entrevista el propio Victor Alicea, creador del concepto y escritor de la obra.

Todo comienza con la perdida de la mascota de Victor Alicea quien personifica un maestro retirado el cual su pareja murió de cáncer llamado Jonathan que vive en la zona de Santurce y que a través del id que lleva su mascota, logra conocer a este joven apuesto llamado David quien en el elenco es personificado por Xavier Morales.

Es a través de las redes sociales que David se va empapando más de la forma de pensar y los gustos de Jonathan, quien a través de llamadas, encuentros en el parque logra enamorar a un hombre que básicamente le duplica la edad. Es ahí donde comienza toda una serie de encuentros, situaciones y ocurrencias que llevan al espectador a no parar de reírese en cada una de ellas.

Otra de las situaciones que dio mucho de que hablar fue el papel de Herbert Cruz, este popular fundamentalista de la congregación de Wanda Rolón, donde se dedica a señalar, a juzgar pero se olvida la doble moral que vive, a la par con el aspecto religioso se toca el tema de la reencarnación, polos opuestos en la teología cristiana.

El mensaje en esta obra es una claro; el amor cubre una multitud de errores, el amor no mira color, raza, sexo, creencias religiosas, es flexible, no es rígido, acepta a cada ser humano tal y como es.

Felicitamos a los productores Rita M. Alcalá y Florentino Rodríguez por hacernos reír y junto a ello llevar el mensaje que no es tiempo de desunir, es tiempo de unión y de sembrar la paz.